¿Todavía no te registras? hacelo gratis y en menos de 2 minutos desde acá

Constantemente estamos mejorando y agregando nuevas funcionalidades al sitio. Este sitio esta pensado para ayudar a personas con problemas de celiaquia.

welcome-note-img.png
No hay forma comprobada de prevenir la enfermedad celíaca
28 May

No hay forma comprobada de prevenir la enfermedad celíaca

Estimada Clínica Mayo: ¿Hay algo que pueda hacer ahora para evitar que mi hijo de 1 año contraiga la enfermedad celíaca?


Respuesta: En este momento, no hay una forma comprobada de prevenir la enfermedad celíaca. Pero si se considera que su hijo tiene un alto riesgo de contraer la enfermedad debido a antecedentes familiares o médicos, puede haber algunos pasos que puede seguir para reducir ese riesgo o identificar la enfermedad temprano. Si su hijo no está en una categoría de alto riesgo, no hay necesidad de preocuparse, ya que la posibilidad de que desarrolle la enfermedad celíaca es baja.

La enfermedad celíaca es una reacción inmune al consumo de gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno. Para las personas con enfermedad celíaca, comer gluten desencadena una respuesta inmune en el intestino delgado. Con el tiempo, esa respuesta daña el revestimiento del intestino delgado y evita que pueda absorber algunos nutrientes. El daño intestinal puede provocar diarrea, fatiga, pérdida de peso, hinchazón y anemia. En los niños, la enfermedad celíaca también puede afectar su crecimiento y desarrollo.

Cualquier persona puede contraer la enfermedad celíaca, pero es mucho más común en personas que tienen antecedentes familiares de la enfermedad o que tienen una afección médica que los predispone a la enfermedad celíaca. Por ejemplo, la prevalencia de la enfermedad celíaca es de aproximadamente 1 por ciento para las personas que no tienen ningún factor de riesgo. Si un niño tiene un padre o un hermano con enfermedad celíaca, ese número aumenta alrededor del 5 al 10 por ciento. Algunos trastornos autoinmunes, como la diabetes tipo 1 y ciertas afecciones de la tiroides, también están asociados con un mayor riesgo de enfermedad celíaca. Los trastornos genéticos, como la trisomía 21 y el síndrome de Turner, también pueden aumentar el riesgo de un niño.

Dos estudios publicados en el New England Journal of Medicine en 2015 mostraron que el momento de la introducción del gluten en la dieta de los niños con mayor riesgo no disminuyó la incidencia de la enfermedad celíaca. Los estudios encontraron que la introducción tardía de gluten en realidad puede aumentar el riesgo. Algunas investigaciones sugieren que la cantidad de gluten en el momento en que se introduce en la dieta de un niño puede desempeñar un papel, pero no hay datos claros sobre cuál es la cantidad correcta.

Con base en esos hallazgos, la recomendación actual es que los padres de niños con alto riesgo de enfermedad celíaca sigan las pautas emitidas por la Academia Estadounidense de Pediatría, o AAP, para la introducción de alimentos.


Si tiene antecedentes familiares de enfermedad celíaca, puede hacer que su hijo sea examinado para ver si tiene el genotipo permisivo para la enfermedad celíaca, conocido como HLA DQ2 / 8. Si el niño no lo tiene, no debe preocuparse por la enfermedad celíaca.

Si el niño tiene ese genotipo, aún debe introducir alimentos, incluidos los que contienen gluten, de acuerdo con las pautas de la Academia Estadounidense de Pediatría. Luego, podría considerar hacer que el niño sea examinado para detectar la enfermedad celíaca tres o cinco años después de la introducción del gluten, o antes si nota síntomas que podrían estar relacionados con la enfermedad celíaca.

Compartir: